31/12/11

Esos fuegos.


Reunión a medianoche

  Quizo el barrio darme el abrigo de una frazada en invierno. Era chico, alrrededor de diez y cinco, morocho, de ojos castaños, quijada potente y figuración ambigua. El barrio que tanto había querido por tanto tiempo, que había cubierto mis horas con las hojas que caen en otoño, que había dado sueño a mis pasos cuando la viligia me abrumaba con alguna preocupación infante, triste, de esas que suelen mariposear alrrededor nuestro los días de lluvia, desapareció como la ficción de un teatro cuando el telón la cubre.  Dos días duró aquello. Mis viejos quisieron resistir el embate de la muerte, pero no pudieron. Los cubrió la nieve, que quema al tacto.
  Dejé el colegio, dejé la vida. Mirando la ventana y la gente idiota caminando por la calle. Mirando la suerte ajena se me cubrió la vista. Mis abuelos al tiempo murieron, en la agonía del nieto enfermo de una tuberculosis jodida, complicada, oscura.
 Mi muerte consistió en mi ruina. Me escapé de esa casa y fui un paria. Comí de la basura, conviví con los perros, dormí entre diarios y le gané el truco al luto. El viento fue mi amante. El sueño mi vigilia.
 Morí.
 Renací una noche cualquiera de un día de octubre. Sentí la mirada sombría de un caballo de fuego que pasaba al lado mío. Asustado corrí a ganarle la carrera. Los ojos, siempre de costado, me miraban. Aullé más alto, llegue a las cimas, y alcancé con él el cielo, el caballo se hizo lava, y su volcán eruptó en oleadas, transportándome a donde habitan los ángeles y cantan los tangos. Un coro de ciegos me bajó entre cánticos calmados, entre susurros. Distinguí la tierra.
 Desperté merodeando la mañana. Abracé al viento, y le dí las gracias. Y descubrí que los miedos y las desgracias hay que avivarlos a fuego lento, y una vez hechos cenizas, soplarlos despacio.
Muy despacio.

______________________________________________________________________________________


Las costas del destino son demasiado pequeñas para el hombre de hoy, al menos de mi pequeña ciudad porteña. Él quiere vivir en el azar. Él no acepta los estándares del pasado y afirma "Hoy seré yo".

  Él comprime su existencia en barrios que se miran entre ellos.
  Él marea al mundo; no que el mundo lo marea a él.

  Ahora miramos el azar, y en ese azar brillan nuestras almas humanas. Un fueguito, una caricia. Somos alguien  Nos palpamos la cara. Somos alguien  De a poco entendemos que Cristo Rey es uno más del panteón. Que solo existe el fuego: una comunidad de fueguitos en un abismo de planetas. Los más cercanos muertos y llenos de vida. Un basto cosmos  y un sistema que sí tiene un destino, ya sea finito o infinito.
 Somos fueguitos en un universo de fuegos gigantes, que suspiran por transformarse en un solo fuego, de fusionarse mutuamente, de corresponderse con lo otro. Las husmeadas de un perro oliéndose su propio cuerpo y luego olisqueando para afuera.
 La respiración se calma; nos empezamos a juntar. De la misma manera en que los griegos se vieron molestados del estudio de la realidad, el pensamiento y el lenguaje por el duro presente de guerra civil y la aparición de un Filipo que ingresa con su arrogancia majestuosa, la aparición de un otro extraño genera choques, nos hace quebrar y corresponder batiendo nuestro escudo. Es un otro extraño.    Invade nuestro pueblo como Filipo invadió a los griegos. Otros bajan el escudo, y se van acercando. El hombre de la paz; o la nada y la bomba nuclear.

No nos van a ganar.
No nos van a derrumbar.

Aunque el mar esté bravío
y no tengamos capitán

Con el viento como amigo,
con el azar como destino

No nos van a ver caer
No nos van a derrumbar.

nin

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada